Lo ultimo en drones para la seguridad Privada

Las nuevas aplicaciones de los drones (con cámaras) han hecho que esta tecnología haga parte importante del sector de seguridad para temas de seguimiento, prevención, detección y reacción.

El dron más avanzado del mercado incluye múltiples aplicaciones que aportan a la seguridad: cámara térmica, cámara visual de 48 mp, zoom digital, posicionamiento a nivel cartográfico de cms, tecnología IR, luz nocturna, speaker(para poder hablar a un intruso dentro de un área restringida), entre otras.

Estos equipos están siendo utilizados más que todo para inspecciones de infraestructura y seguimientos.

Además de todas las ventajas anteriores tienen un rango de alcance de 9kms.

¿Por qué incluir los drones como parte de la tecnología de seguridad?

Incluir un dron dentro del operativo de seguridad de una empresa es la mejor decisión que se puede tomar ya que las aplicaciones que se pueden hacer son múltiples y la visual que se tiene desde el área y la capacidad de reacción que da un dron, no la puede ofrecer un guarda en una moto o en un vehículo.

De igual forma, ninguna otra tecnología podrá lograr el cubrimiento total de un área en poco tiempo, toma de fotos y videos desde el aire. El dron entra a ser un complemento del dispositivo de seguridad, más nunca un reemplazo al 100%.

Algunas de las cosas que puede hacer un guarda o supervisor de seguridad con un dron en instalaciones y áreas de perímetros amplios son rondas preprogramadas y la transmisión se puede visualizar en una central de monitoreo o en cualquier dispositivo móvil. Esto ahorra tiempo y costos de desplazamientos de los guardas de seguridad. El conteo de ganado también es una función muy útil que se puede hacer con un dron en el sector industrial.

Uno de los aportes mas importantes de los drones para las empresas de seguridad privada, es su participación en los estudios previos de seguridad que se hacen a los clientes, ya que es basados en estos que las empresas pueden visualizar los riesgos y tomar decisiones en cuanto a la inversión en tecnología y poder cerrar brechas de riesgo de una instalación y así optimizar la operación de seguridad.

Con el dron se puede tener la fotografía de hoy y de mañana para compararlas e identificar puntos vulnerables para tomar acciones sobres estos.

Con este tipo de equipos, se pueden hacer videos para armar todo un plano completo, para identificar cuales son los puntos con mayor vulnerabilidad, y que nunca va a poder remplazada por una imagen desde tierra. 

En términos de costo beneficio, un equipo moderno de vuelto, puede rondar los 15 millones de pesos, lo cuál es económico para todas las pérdidas que se pueden prevenir. Gracias un drone puesto en pro a la vigilancia, genera ahorros en fallas estructurales o identificación de riesgos en una gran estructura. Existen empresas que no solo venden el equipo, también prestan el servicio de vuelo y estudios de seguridad dependiendo la necesidad que tenga el cliente. 

El riesgo de accidentalidad con un drone  de ultima tecnología es mínimo. Las aplicaciones de vuelo, han avanzado tanto que la realidad de que un equipo de estos se caiga es realmente pequeño. Cuando un accidente ocurre, es a causa de la violación de una serie de protocolos ejecutados por el piloto. Además, una empresa que presta el servicio de vuelo de drone, debe contar con todas las pólizas de seguro necesarias, para cubrir los gastos en caso de un siniestro. 

La tecnología actual que utilizan los drones de última generación, permite que desde una central de monitoreo, se pueda volar un drone a distancia. Por ejemplo, una empresa de cultivos, podría elevar su dispositivo desde la finca principal y monitorear sus demás terrenos, cargando la batería en diferentes terminales que estarían puestas en diferentes zonas del espacio vigilado.